5/5 (7)
  • Esta manera de pintarse las uñas se puso de moda hace poco más de un año y ya puede hacerse en casa.

  • Es una buena forma de olvidarse de la manicura durante casi un mes.

  • Existen, sin embargo, pros y contras en comparación con la manicura tradicional.

La manicura semipermanente: cómo aplicarla en casa.
Manicura semipermanente

Hace aproximadamente dos años, los salones de belleza madrileños comenzaron a ofertar la manicura semipermanente, un tipo de servicio que consiste en aplicar una pintura especial en las uñas que permite al esmalte quedar intacto durante tres semanas. Desde hace poco más de un año podemos encontrar en las tiendas de la capital aparatos para hacerlo en casa, sin necesidad de visitar al esteticista.

¿Qué es la manicura semipermanente?

La manicura semipermanente se diferencia de la manicura clásica en que los componentes de sus esmaltes reaccionan con una luz ultravioleta que sella el color dejándolo con brillo y sin que este se arruine durante un periodo de tiempo mucho más largo que con los pintauñas convencionales.

El proceso de aplicación es un poco más largo que con la manicura convencional: en esta, con aplicar una o dos capas de esmalte es suficiente, mientras que con la semipermanente hay que seguir varios pasos.

¿Cómo lo hago?

  • Primero se prepara la uña, se corta, se eliminan las cutículas y se lima.
  • Una vez que tenemos la uña preparada y seca, aplicamos el ‘primer’, un esmalte muy ligero que sirve de base para que los pigmentos del color del pintauñas no penetren en la uña amarilleándola. Del mismo modo, ayuda a prolongar la duración de nuestra manicura.
  • Cuando hemos aplicado el ‘primer’, ponemos nuestras uñas bajo la luz ultravioleta durante 30 segundos. Esto no es un problema: si queréis haceros la manicura en casa hay muchísimas marcas que han sacado su kit de manicura semipermanente donde se incluye esta mini lámpara. No es difícil de encontrar en cualquier tienda de cosmética o de electrodomésticos habitual.
  • Tras este paso, toca aplicar una primera capa de color en las uñas. Finalizada la aplicación, hay que proyectar la luz ultravioleta durante un minuto.
  • Repetimos el proceso de color. No es obligatorio pero sí aconsejable, puesto que quedará mucho más vivo y uniforme. Ponemos nuestras uñas otro minuto bajo la lámpara.
  • Una vez que ya tenemos nuestras uñas coloreadas aplicamos una última capa de ‘primer’. Es importante añadir esta nueva capa, ya que servirá como sellador del color, y de esta forma el esmalte no se cuarteará. Cuando lo hayamos hecho, aplicamos la luz durante 30 segundos.
  • Para tener las uñas perfectas es aconsejable, para terminar, coger un algodón empapado en acetona pura y frotarlo en las uñas. No temas. No se elimina el esmalte con este proceso, al contrario, la acetona reacciona con el esmalte semipermanente y contribuye a tener el acabado profesional de peluquería. Una vez hecho esto, no hay que esperar a que se seque. Tu esmalte estará perfecto.

Aunque puede parecer un proceso muy largo, en unos veinte minutos estará hecho; poco tiempo comparado con el que invertimos con los esmaltes tradicionales, que perduran solo 4 o 5 días.

Para eliminar el esmalte semipermanente, debes dejar las uñas envueltas en un algodón empapado en acetona pura durante unos 10 minutos para que el esmalte se reblandezca. Una vez pasado este tiempo notarás que lo puedes quitar con la mano. Te recomendamos que te pases una lima que no sea muy abrasiva y notarás cómo va saliendo poco a poco.

Los pros y los contras de la manicura semipermanente
Como todos los métodos de belleza, con la manicura semipermanente no todo son ventajas. Algunos se declaran admiradores de esta tendencia mientras que a otros no les termina de convencer.
  • Se invierte más tiempo que con la manicura convencional, pero hay que tener en cuenta que dura más del triple de tiempo. A diferencia de los esmaltes normales, las partículas de los semipermanentes tienen un brillo mucho mayor y el color es mucho más intenso. Las uñas parecen recién pintadas durante semanas.
  • Con la manicura semipermanente, sabemos que ya nos toca quitárnosla cuando el nacimiento de la uña es muy evidente: esto puede resultar un tanto antiestético a veces. Por contra, con la manicura normal el esmalte se levanta cada dos por tres.
  • El proceso de eliminación del esmalte semipermanente resulta un tanto tedioso, ya que en ocasiones hay que estar con las uñas en ‘remojo’ más tiempo de lo deseado para que se ablande bien.
  • La acetona pura para eliminarlo no es muy fácil de comprar: solo la encontraremos en tiendas especializadas en productos de peluquería.
  • No es recomendable aplicar la manicura semipermanente más de dos veces seguidas puesto que los componentes de estos pintauñas son mucho más agresivos que los normales y la uña sufre mucho durante el proceso de eliminación. Si abusamos de esto nuestras uñas pueden quedar sin brillo, romperse y volverse quebradizas.
  • Por último, los esmaltes semipermanentes son más caros en general que los tradicionales, rondando su precio los 10 o 12 euros, pero también duran más.

Si os interesa este método lo mejor es que lo probéis vosotras mismas y decidáis si os compensa o no. Para gustos los colores.

Valora este artículo