4.5/5 (2)
  • Los guardias civiles exigieron más derechos laborales y criticaron fuertemente la actuación de la dirección general.

  • No faltaron muestras de apoyo al pueblo francés durante todo el recorrido.

  • Representantes de asociaciones como ASP o ASIGC -Profesional acudieron a la cita.

Marea de Tricornios
Marea de Tricornios

Petición de derechos laborales para los guardias civiles, junto con la repulsa al atentado terrorista cometido en París: es la imagen que ofrecía la “Marea de Tricornios” que este sábado se manifestaba en Madrid, ante las puertas de la Dirección General de la Guardia Civil. Un mar de banderas y reivindicaciones de miles de agentes venidos de toda España, que no olvidaron su principal cometido, la lucha antiterrorista de la que han sido los principales protagonistas durante muchos años en nuestro país, y como muestran los crespones negros por los atentados de Francia, junto con las pancartas que ondearon durante todo el trayecto con esta frase: “Marea de Tricornios”.

Una “marea” convocada por la Asociación Unificada de la Guardia Civil a la que asistieron 30.000 personas, llegaron de cuarteles de todas las Comunidades Autónomas, acompañados de familiares, amigos y simpatizantes de la Benemérita y cargados de reivindicaciones históricas para el Cuerpo.

Turnos, recorte de vacaciones o prevención de acoso laboral entre las reivindicaciones

Alberto Moyá, secretario general de AUGC, fue el encargado de pronunciar el manifiesto en el que se recogen las peticiones de los agentes. Durante su intervención, criticó la falta de turno en la Guardia Civil y el recorte en las vacaciones, reclamando que “lo único que pedimos es que se nos trate como al resto de funcionarios”.

El secretario general de AUGC también quiso señalar las malas condiciones materiales de trabajo y aseguró que “los altos mandos”, un 10% del total de agentes percibe 70 millones de euros anuales y que el resto de trabajadores se tienen que conformar con “migajas”. Un detalle importante fue la exigencia de un verdadero protocolo para prevención de acoso laboral, donde Moyá dijo que “no puede ser que se suicide un guardia Civil cada 26 días”.

Apoyo de diferentes colectivos y sindicatos de agentes

Una situación de precariedad laboral que ha llevado a los guardias civiles a la calle. Además de la asociación convocante, otra de las mas mayoritarias en el Cuerpo, ASIGC-Profesional también ha apoyado las reivindicaciones. Su presidente José Antonio Méndez recordó la falta de ayuda que los agentes han tenido durante años por parte de las instituciones, realizan labores policiales pero son juzgados por el Código de Justicia Militar, carecen de derechos sociales y laborales y son los agentes peores pagados y con turnos laborales más largos.

Entre silbatos, consignas y gritos contra la Dirección General de la Guardia Civil, la “Marea de Tricornios” ha sido también el exponente de la solidaridad entre los distintos Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. A la concentración en Madrid, asistieron miembros de Alternativa Sindical de Policía, el sindicato policial estuvo representado por su Secretario Provincial en Alicante, Francisco Javier Enríquez. Los guardias civiles piden la equiparación de sus salarios con los de los policías nacionales, para Alternativa Sindical de Policía muchas reivindicaciones son comunes, según Javier Enríquez, “no es de recibo aplicar el Código Penal Militar a la Guardia Civil” y que los agentes puedan pasar hasta “seis meses en una cárcel militar”.

[box type=”note” align=”aligncenter” width=”600″ ]La AUEGR —Asociación Unificada de la Escala de la Guardia Real (Informal)—, también estuvo presente en la manifestación en apoyo a los guardias civiles, para su portavoz, José Manuel Calvo “se trata de un acto de compañerismo en materias que nos afectan también a nosotros”. La Guardia Real, un colectivo de 700 personas piden que se aplique la Ley de Derechos y Deberes de la Carrera Militar de 2011 y se que se desarrolle la normativa que afecta a la tropa y los guardias, las escalas más afectadas.[/box]

Aparte de asociaciones españolas, los guardias civiles también han tenido apoyo internacional en su “Marea de Tricornios”, un grupo de agentes de la Guardia Republicana Portuguesa quisieron también estar presentes ya que la situación en la que se encuentran en su país “es muy similar a la que sufren los guardias civiles españoles”.

Reivindicaciones laborales, pero sin carácter político, ninguna formación de las que concurren a las próximas elecciones estaba invitada a esta manifestación de carácter estrictamente profesional.

La Marea de Tricornios desembarcó en Madrid cargada de peticiones que pueden sorprender a los ciudadanos de a pié, los guardias civiles reclaman los derechos básicos que tienen todos los ciudadanos, algunos tan sencillos como conocer sus turnos de trabajo o no ser condenados a varios meses de prisión tan solo por discutir con un superior.

El Instituto Armado es uno de los mejores valorados por la sociedad española y tal vez, el más maltratado. La solución está en manos del próximo gobierno que salga de las urnas. Por si acaso los guardias civiles avisan así “nos volveremos a manifestar si es necesario.”

Valora este artículo