4.75/5 (4)

Para Marina Abramović, «el performance se convierte en vida, y la vida se convierte en arte» con la importancia de trascender de actos y convertir el arte en sentimientos.

La artista está presente
Para Marina Abramović, «el performance se convierte en vida, y la vida se convierte en arte» / Olemiarte

106 minutos cargados del logro impecable y acertado por seducir los ojos del espectador, y caracterizado por el desenvolvimiento de momentos íntimos y emocionales en el transcurso de la carrera de la artista performance serbia, Marina Abramović.

Busca ahondar y tocar las fibras más profundas del sentir del personaje mientras surge la preparación del acontecimiento más importante de su vida, una retrospectiva que recopila sus obras más importantes y destacadas de los años 70 en una exposición de tres meses en uno de los museos más importantes del mundo, El Museo de Arte Moderno de Nueva York, en el año 2010.

“Es difícil vivir en un mundo donde el arte performance no es considerado arte”

Para Marina Abramović, «el performance se convierte en vida, y la vida se convierte en arte» con la importancia de trascender de actos y convertir el arte en sentimientos. Considerada una de las pioneras en este estilo por sus obras que simulan un «espectáculo» con características de fuertes y oscuras categorías, Marina Abramović ha sido catalogada a lo largo de su trayectoria como una artista irreverente y controversial.

“La artista está presente”

Es un documental que remueve detalles físicos y emocionales a lo largo de su duración con el propósito bien cometido de hacerlo más humano y menos elaborado. Muestra la vulnerabilidad y la compasión presente en una perfecta conexión entre la artista y su público.

Marina describe este proceso como la expansión de la mente, conciencia y cuerpo, mediante el paso efímero del tiempo. Revivir sus trabajos y realizaciones más importantes con la ayuda de un equipo perfectamente organizado, de la mano de colaboradores artísticos, el escarbar entre sensaciones y momentos del pasado, además de un trabajo psicológico particular, son sólo pocos de los factores que ayudan a ejecutar su trabajo de forma satisfactoria. No sin dejar de lado la majestuosa planificación de la artista al desarrollar sus ideas.

Es una relación interesante entre la perspectiva netamente humana de una artista dedicada desde sus entrañas al trabajo por décadas, con un toque de arduo esfuerzo por transmitirse a sí misma ante la audiencia, de forma directa y muy personal. Un proceso maravilloso, lleno de experiencias históricas características que ofrece al ojo receptor un viaje artístico e inspirador.

Fuente:

Documental: Marina Abramović: The Artist is Present (2012)

Valora este artículo