5/5 (1)

Durante las horas más críticas del día es cuando están convocados los paros parciales en el Metro de Madrid. Preocupa el colapso en los andenes de las estaciones.

Metro de Madrid al borde del colapso por los paros parciales.
Metro de Madrid al borde del colapso por los paros parciales.

El Sindicato del Colectivo de Maquinistas (SCMM) ha convocado paros parciales en el Metro de Madrid para presionar a la empresa con el objetivo de que se culmine el nuevo convenio colectivo. El sindicato reclama para los maquinistas tener 72 días libres al año. Según han informado los integrantes, durante la primera jornada de paro se han cumplido las expectativas de participación y a su vez ha señalado que se ha cumplido el servicio mínimo del 65% de los trenes en funcionamiento durante los periodos de paro.

Las movilizaciones que han comenzado este lunes se prolongarán hasta la semana que viene con paros parciales durante todos los días. El próximo día será el miércoles de esta semana cuando los 1.500 maquinistas del suburbano están llamados a secundar un paro entre las 6.05 y las 9.00 horas. A esto hay que sumarle el paro que está previsto para los días entre el 20 y 24 de este mes, y el que se producirá en la Línea 1 a partir del día 18.

En la jornada de mañana, martes 14, se juntará el paro que realizarán los maquinistas como las movilizaciones a las que están llamadas los trabajadores de Metro de Madrid. Las horas más críticas serán  de 6:05 a 8:40 horas; de 13:20 a 16:25 horas; y de 17:30 a 19:55 horas. Según ha establecido Metro, los servicios mínimos que deben cumplir los trabajadores son de un 57% en el caso de los maquinistas y un 65% o 58% de servicios mínimos para a el resto de movilizaciones de mañana o tarde respectivamente.

Desde el gobierno de la Comunidad no han apoyado la causa de los trabajadores. La presidenta Cristina Cifuentes aseguró hace unos días que “Metro no va a aceptar la reivindicación de los empleados” de tener 72 días libres y aseguró que “es una huelga que no tiene demasiado sentido, es una forma de presionar que tienen los trabajadores porque están negociando un nuevo convenio laboral”.

Valora este artículo