4.81/5 (43)

¿Monarquía o República? En mi humilde opinión, creo que el debate monarquía versus república en España me parece un tanto ineficaz.

¿Monarquía o República?
¿Monarquía o República?

Últimamente observo cómo gran cantidad de personas conocidas se posicionan decididamente a favor de que España pase a ser de nuevo una República y no, no todos los que piensan así se autodenominan de “izquierdas”, sino que también los hay de “centro” o incluso de “derechas”.

Considerándome una persona que tiende a analizar todo de una forma muy exhaustiva, y que veo los pros y los contras a todo, me gustaría reflexionar acerca de este tema que, cada vez más, está en el candelero.

Por ello, voy a enumerar las razones más frecuentes que alegan los que, sin ninguna duda, defienden el advenimiento de la III República Española y, a continuación, rebatiré esas razones con un aluvión de información que, estoy seguro, la mayoría de la gente desconoce. No es mi intención convencer a nadie ni de una cosa, ni de la otra, sino intentar ofrecer algo más de luz a este asunto que, cómo suele suceder, se simplifica cuando todos nos cargamos de razones y creemos que estamos en posesión de la verdad absoluta.

 

“Al Rey no lo ha votado nadie. Yo no he votado a ese señor”

Efectivamente, esa suele ser la primera y más poderosa razón para rechazar la monarquía. Nadie puede entender cómo en pleno siglo XXI subsiste una institución aparentemente anacrónica e injusta.

Bueno, si alguien se molesta en leer pormenorizadamente acerca de la evolución de los regímenes políticos sobre todo en Europa, verá que existen multitud de teorías que enlazan la antigua legitimidad monárquica con la moderna que nació entorno a finales del siglo XVIII con la independencia de Estados Unidos de América y la Revolución Francesa. En concreto hubo países que, con mayor o menor suerte, fueron sustituyendo progresivamente la soberanía regia por la soberanía compartida y, posteriormente, por la soberanía del pueblo.

Quien piense que Francia, después de su revolución, tuvo un camino de rosas, se confunde profundamente, y si no que eche un vistazo a la historia del país galo a lo largo del siglo XIX, que fue una montaña rusa de regímenes políticos que pasaron desde la propia república, a las autocracias de los alternantes Napoleones, e incluso intentos de restauración monárquica. De hecho, hoy por hoy Francia pasa por su V República, que no es ni más ni menos que un invento del General Charles de Gaulle, quien fue llamado a poner orden después del agotamiento de la IV República, que se volvió ingobernable tras los convulsos sucesos por los que atravesó el país entre los años 40 y 50 del pasado siglo. Después nombraré a Francia de nuevo, pero por otro asunto.

 

“No es justo que ese señor sea jefe de nada de forma hereditaria”

Quien conozca mínimamente nuestra Constitución sabe que las jefaturas del Rey son totalmente simbólicas. Digamos que el monarca es un empleado del Estado o, si lo preferimos, un símbolo que sí, que es sujeto de especial protección e “inviolabilidad” como tal, pero que no deja de ser un “mandado” que no tiene poderes efectivos. Cómo dijo Saavedra Fajardo hace siglos, la corona tiene tanto oro como espinas porque, efectivamente a esa persona tampoco nadie le preguntó al nacer si quería ser Rey.

Conozco muy en detalle el funcionamiento de la Jefatura del Estado y, aparte de hacer puntualmente de moderador entre las fuerzas políticas mayoritarias y de impulsar el funcionamiento de las instituciones públicas (cómo dice la Constitución), os aseguro que no tiene más atribuciones ni influencias.

 

“Es una institución inútil”

Durante mucho tiempo, durante la época dorada de la actual monarquía (digamos que entre mitad de los 80 y finales de los 2000), yo mismo dije en muchas ocasiones que el gran problema de dicha institución es que lo que hacía y lo que lograba permanecía en total oscuridad.

Me constan miles de peticiones particulares de ciudadanos dirigidas al Rey que, tras actuar el mecanismo de impulso del funcionamiento de las administraciones públicas, fueron resueltas favorablemente y se corrigieron injusticias, desmanes y agravios hacia gente normal y corriente, cometidos por parte de los diferentes niveles gobierno del Estado.

Recuerdo un caso concreto al que tuve acceso de primera mano y fueron unas 80 peticiones de matrimonios que, tras haber comenzado unos largos y complicados trámites de adopciones de niños de Bulgaria, ese país, sin más explicaciones, paralizó todos los procesos dejando desprotegidas a esas familias que ya habían dejado cientos de horas, miles de ilusiones y, por qué no decirlo, también de euros, en tan encomiable empeño.

Resulta que en ese año, que debía ser allá por el 2005, el entonces Rey Juan Carlos, tenía un viaje de Estado a Bulgaria. Bastó que la Casa Real trasladara estas peticiones al Ministerio de Asuntos Exteriores para que se incluyera en los asuntos a tratar durante el viaje. Así fue y, si no me equivoco, el Ministerio lo metió, nada más y nada menos, que en los temas a negociar durante la cena de gala del viaje que, para quien no lo sepa, es el acto con más pompa y circunstancia de esos viajes y donde se suelen conversar los asuntos más peliagudos. Además el Primer Ministro búlgaro de ese momento era Simeón de Bulgaria, ósea, el Zar del país que, tras el exilio, regresó y ganó las elecciones, siendo el único caso en el mundo de un monarca que recupera el poder político tras convertirse su patria en república. En resumen, no se tardó ni un mes en desbloquear las adopciones y en menos de medio año todas las familias, que eran casi medio millar, habían culminado los procesos adoptivos.

Viéndolo así y, otra vez más aludiendo a nuestra Constitución que asigna al Rey la máxima representación del Estado en relaciones internacionales, podríamos ver al monarca como un alto embajador o alto representante que durante toda su vida se ha preparado para desarrollar ese trabajo.

 

“En España hay monarquía porque Franco lo quiso así. Se rompió la legitimidad de la II República”

A simple vista la frase tiene bastante razón. Efectivamente Franco sacó una ley orgánica allá a finales de los 60 en la que decidió que España volvía a ser un reino y proclamó a Juan Carlos cómo su sucesor a título de Rey. Pero seamos sensatos, si no hubiera habido el consenso y las cesiones de uno y otro lado de la transición, el Rey Juan Carlos se hubiera hecho justo el apodo de “El Breve”, tal cual muchos, tanto desde la izquierda como de la derecha, se apresuraron a adjudicarle. Todos sabemos los hechos de los años siguientes y como una noche de febrero de 1981 colaboró de forma decisiva a librarnos de la oscura amenaza de caer de nuevo en la dictadura.

Acerca de la II República y de la ruptura de la legitimidad que, efectivamente, fue rota por la sublevación militar y a consiguiente Guerra Civil cabe hacer un par de apuntes. El advenimiento de la II República en abril de 1931 fue la consecuencia de la victoria de los partidos de tendencia republicana en las elecciones municipales en las principales capitales del país. Existe mucha confusión aún hoy sobre el exacto resultado en número de votos y concejales en el recuento total nacional, pero no polemicemos sobre unas elecciones de hace 86 años. Lo cierto es que Alfonso XIII, quien no supo superar el sistema caciquil montado por Cánovas del Castillo y Sagasta a finales del XIX, estaba ciertamente desprestigiado al haber consentido también la dictadura del General Miguel Primo de Rivera. Esos años 20 y, a pesar de que se llegó a un régimen nada óptimo, levantaron muchas esperanzas entre la sociedad. De hecho, sorprende mucho la colaboración del PSOE y la UGT con la dictadura, cuya administración veía en el sindicato una posibilidad de canalizar las demandas sociales y, de paso, corporativizar las relaciones entres el Estado y las clases obreras. Cuando el proyecto político fracasó, el Rey salió muy mal parado ante la opinión pública y, ante los citados resultados electorales, decidió exiliarse, pero jamás abdicó. Celebre es su frase dicha ya desde París: “La República es una tormenta que pasará rápidamente”.

La etapa de 1931 a 1936 se tiende a idealizar mucho, pero en realidad fue un tira y afloja entre unas nuevas élites políticas que consiguieron polarizar hasta el extremo a la sociedad con el trágico desenlace de la contienda fratricida. No hubo justo medio y al final todos hubieron de posicionarse, aunque no lo quisieran, a un lado o al otro, a sabiendas de que, en muchas ocasiones, les iba la vida en ello.

 

“Nos sale carísimo tener una monarquía”

Según lo publicado en la propia página web de la Casa Real, el presupuesto de la institución en 2016 fue de 7.775.040 euros. Si hacemos la división entre los aproximadamente 47 millones de españoles que somos, nos sale a 0,16 euros al año a cada uno de nosotros. Destacar que, muy acertadamente, los Reales Sitios no son propiedad de los monarcas ni de sus familias. Eso está gestionado por un organismo llamado Patrimonio Nacional, que depende del Ministerio de Hacienda. Eso quiere decir que si algún día efectivamente la monarquía se termina en España, todos esos palacios y bienes, siguen siendo de todos nosotros, sin que la Familia Real tenga derecho a ninguna compensación. Patrimonio Nacional conserva todos esos “tesoros” del Estado y, como bien sabemos, saca algo de beneficio con el cobro de acceso a las zonas visitables de estos lugares a modo de museos.

Si cambiáramos de Jefe de Estado cada ciertos años, me atrevo a decir que nos costaría bastante más de esos 0,16 euros por español ¿O no sabemos ya cómo se las gastan los políticos por nuestras latitudes? Porque esa es otra ¿Qué tipo de república implantaríamos? ¿Presidencial o parlamentaria?

Todos conocemos a la Canciller alemana, Angela Merkel, pero muy pocos conocemos al Presidente de la República Alemana. Os reto a que lo digáis en alto sin mirar Wikipedia. Son infinidad de estudios los que apuntan a que las democracias parlamentarias son mucho más benignas que las presidenciales.

Si nos decidiéramos por un régimen presidencialista, poco menos que estaríamos votando a un dictador para los próximos “x” años. Con lo cual, sería recomendable conservar el parlamentarismo, pero entonces tendríamos que elegir a un primer ministro o canciller y también a un presidente de la República que tendría las mismas funciones simbólicas que el actual monarca y nada de poder efectivo y claro, ese presidente cambiaría a lo largo de los años, con lo cual podríamos tener 4, 5 o 6 ex-jefes del Estado vivos, con sus correspondientes familias, a los que habría que mantener y proporcionar seguridad. Igualmente tendríamos otros tantos ex-primeros ministros (como lo son ahora los ex-presidentes del gobierno) a los que igualmente mantendríamos con nuestros impuestos. Vaya ¡no suena nada barato! ¿no?

Rizando el rizo, podemos optar por una república semi-presidencial, como lo es actualmente Francia (visteis que volvió a salir el país galo), con un presidente con unos poderes y un primer ministro con otros, y sujeto este último al parlamento. Pues bien, malas noticias, porque todos los expertos que han analizado ese régimen, acaban concluyendo que la herencia de Charles de Gaulle, no ha hecho otra cosa que dejar al azar y a la personalidad del presidente de turno que la “dictadura temporal” aparejada al presidencialismo se vea más o menos potenciada.

 

Conclusión, ¿monarquía o república?

En mi humilde opinión, creo que el debate monarquía versus república en España me parece un tanto ineficaz. Centrémonos en lo que realmente nos desangra. Por ejemplo en instituciones duplicadas entre el Estado y las Comunidades Autónomas. En un Senado que no sirve de casi nada y que se me antoja bastante más caro que la actual institución monárquica. En cómo la falta de entendimiento de los políticos nos perjudica muchas veces. En los despilfarros de las administraciones locales. En como renovar las instituciones y el engranaje administrativo en España que, a día de hoy, parece más del siglo XIX que del XXI.

Lanzo unas preguntas finales ¿Dónde hay más prosperidad, en Suecia o en Italia? ¿Dónde se redistribuye mejor la riqueza, en Dinamarca o en Portugal? ¿Dónde existe más democracia, en Bélgica o en Polonia? ¿Dónde existe una sanidad publica universalizada en Reino Unido o en Estados Unidos? Por si no lo habías notado, los primeros países son monarquías y los segundos repúblicas. Por eso, la democracia y la justicia social no van necesariamente aparejadas con el modelo de régimen monarquía/república, sino en cómo una sociedad exige a su clases política y estos responden.

Como se dice en la serie El Ministerio del Tiempo: “…nuestra historia no es la mejor, pero es la que tenemos”. De nosotros depende que de aquí en adelante sea mejor y, la verdad, no creo que lo consigamos centrándonos en debates de cosas un tanto abstractas o incluso sentimentales.

Valora este artículo

218 Comentarios

  1. Yo de momento me conformo con tener un gobierno que no nos robe y que haga lo posible para que los españoles puedan vivir dignamente, lo de monarquia o republica de momento ni lo pienso, cuando se plantee la cuestión, si llega el caso, cada uno que vote lo que quiera, ahora tenemos otras prioridades

  2. Para una República se tendría que quitar todas estas autonomías y unificar España creo que no es posible con esta España de odio que tenemos ,pues mejor quedar con nuestro Rey.

  3. LA FORMA DE ESTADO ES LO DE MENOS.LAS PERSONAS QUE HACEN ESE ESTADO SON LAS IMPORTANTES.LOS PAISES MAS AVANZADOS DE LA TERRA EN TODOS LOS SENTIDOS,SON LOS PAISES NORDICOS,QUE SON CAPITAILISTAS Y MONARQUIAS PARLAMENTARIAS

  4. la bandera de la república me echa para atrás, prefiero pagarle un sueldo al rey antes de que me represente ese trapo. solo de imaginarmela al lado de holanda en la final del mundial me da grima

  5. En España tenemos una monarquía parlamentaria igual que los países más avanzados de Europa como Suecia, Noruega, Gran Bretaña, Holanda etc. ETC. Dejamoslo como esta, la República nos costó un millón de muertos, los experimentos con gaseosa.

  6. Totalmente ineficaz esa idea en estos momentos…
    Estamos en una monarquía parlamentaria y la misma constitución sienta las bases para cambiar el modelo de estado … así que a seguirlas y si se aprueba se cambia sino seguiremos siendo monarquía.

  7. Monarquia seguro. Viendo la clase de políticos que están pidiendo la República que quieren partir España en cachos y eso nos llevaría a otra guerra simplemente que se ataje la corrupción y listos en rey me parece un buen embajador de España y está bien preparado

    • y quieres decir que si sabemos vivir, con una familia de reyes, todos chorizos y vividores, que si no nos dan ejemplo, no sabemos convivir.?

    • Creo que el principal problema de España en estos momentos no es monarquía o república, tenemos problemas mucho mas acuciantes como por ejemplo es el sistema territorial que os hemos dado (autonomías) muchas leyes según la comunidad, reinos de taifas. dupliciddes y gastos.Es decir el gasto que supone que con un país tengamos 17 paises más. El paro, no podemos consentir, tener un paro tan elevado, especialmente el juvenil. Otro problema es el identitario, La actual bandera constitucional es la bandera de las guerras de la independeicia, de las de Cuna y Filipinas, además la bandera de la Cortes de Cádiz y de la primera república ¿Porque solamente se identifica la tricolor con la república?. Una bandera mno tiene que ser de acá o de allá una bandera es la que identifica a un país, independientemente del régimen al que esté cometido en ese momento

  8. Un diez y totalmente de acuerdo
    Una República solo es una copia mal hecha de una monarquia absoluta
    Por el grado de personalimo de la misma republica que siempre la ponen por encima del pueblo llano
    Veamos republica Francesa que tanto alaban es intocable y sin procedimiento de cambió por nada
    ¿ O los Estados Unidos que son union de republicas combertidas en estado que es una copia de la Monarquia sin lugar a dudas dejando en manos de un presidente el poder, y poniendo otros poderes que en si no son elegidos en voto universal
    Se invento por que no podian tener un Rey pusieron un nombre al estilo de las primeras monarquias que eran elegido por la tropa y destituido.por la misma aconvenencia del poder de.turno
    Fue un acierto si visto el rezultado la mejor democracia para el.pueblo pero sin defensa para el cae en las garras de la miseria
    Pues en cambio la nuestra que es una Monarquia emana del pueblo y puede ser cambiada por el mismo
    Conque que busca muchos pues sencillo el escarnio de la nación española en pequeños Estados Cantonales, ni mas ni menos un engmaño en tona su amplitud

    • El que podía y no lo mataban antes en la frontera, se quitaba de aquel infierno de repúblicas asesinas soviéticas. Una parte de la población, esclava y controlada por los chivatos; otra parte exterminada por millones, otra parte esclavizada en Siberia… Eso sí, una muy mínima parte vivía de lujo. Eso es lo que quiere la izquierda de este país llamado España y el ejemplo que ponen con sus proclamas y banderolas.

  9. Qué vergüenza de país. Que estamos cansados hace Rato de tanto Gonzalex enchufado y tanto tarambana chupando de la teta. Luchen contra la corrupción, que en eso estamos de acuerdo casi todos. Manda güevos que que sus señorías no consigan verlo. Y ya, de paso, pongan un presidente que hable idiomas,que lo nuestro clama al cielo; INÚTILES…

  10. España. Lo demas me sobra. La Monarquia ¿para que la quiero, si cuando haya guerra, que dios no lo quiera…,los primeros que se van son lo reyes en lugar de ayudar??

  11. Lo que hace falta es un buen gestor y limpie de ladrones,defraudadores.España el mejor pais de mundo.España es rica…rica mira que le roban y todavia le queda.

  12. Un país no prospera a base de banderas ni ideologías enfrentadas, sino con fraternidad, solidaridad, trabajo y esfuerzo. Todo ello con un único fin: el bien común.

    • Juan Hernandez: no. El que tenemos ahora, como cualquier otro que hayamos tenido hasta el momento, en cualquier etapa de la Historia, sólo busca la prosperidad de unos pocos; unas veces de izquierdas, otras de derecha, olvidándose que el mundo también tiene arriba y abajo.

  13. Monarquía.
    Los que dicen que con la República sería diferente, más ayudas y demás cosas, ellos saben que mienten.
    Monarquía o República, no es derecha o izquierda, lo que demuestran es una ignorancia supina.

  14. No es cuestión de monarquía o república. Es cuestión de justicia y igualdad, los partidos que tenemos viven de espaldas al pueblo, son señores Feudales, que tienen sus privilegios, un. Presidente de. República tiene el mismo poder que el. Rey ninguno, son representativos, justicia, nos hace falta, poder judicial, independiente del lejislativo, no tener que pedir permiso para poder investigar senadores, justicia, solo eso,

  15. los rojunos izmierdosos están pidiendo a gritos otra guerra…un día tras otro provocando…incitando…”arderéis como en el 36″…como dijo la “enseña tetas-asalta capillas”…seguid provocando cabrones que lo vais a conseguir.

  16. Ya que conocemos la Monarquía, con la República viviríamos mejor, tendríamos más servicios, cobraríamos más, no habría mangantes y vividores, porque aparte de poder votar al Presidente y Jefe del Gobierno, viviríamos como en Suecia, Noruega, Holanda, etc con Reyes o como en Alemania, Francia, Italia con República. Que alguien entendido me diga las diferencias

  17. Da igual !! En la Republica recordemos q hay un Presidente de la Republica ( como un Rey ) y un Primer Ministro. Y esperar q no pase como en la Francia de los 90

Comments are closed.