5/5 (2)

Nos movemos, la nueva sección de Aquí Actualidad para echar un cable a todos los que quieran poner el grito en el cielo

 

«Nos movemos» surge para dar voz a los que más chillan y menos se escuchan / Transmilenio
Nos movemos surge para dar voz a los que más chillan y menos se escuchan / Transmilenio

 

¿Dónde están los límites? Yo te lo digo: como la belleza, en los ojos de quién mira. Pero los límites no son subjetivos. No hay vallados, ni parapetos, ni espinos que no se puedan dominar. Las barreras, para los toros, que nosotros somos seres humanos, organismos perfectos diseñados para reventar destinos que creen, malcriados, ser incorregibles.

No. Nada hay que no se pueda poner derecho. Así surge el nuevo proyecto de Aquí Actualidad, para reinventar y por reinventarse, para echar un cable a todos los que quieran poner el grito en el cielo; es lo que hay que hacer. Una nueva sección diseñada para dar voz a los que más chillan pero menos se escuchan, para aquellos que han sido sacudidos por ese destino malcriado, sólo en apariencia, que humano, hombre o mujer, sólo hay uno, al menos que se sepa.

En Nos movemos, la tripulación; al timón, Pilar Begoña, quién se encargará de arrear candela a los sinónimos, a las metáforas y a las frases hechas. Ella será el reflejo de todos los que se levanten con ganas de agarrar la sartén por el mango; ya digo que es lo que hay que hacer para arribar a puerto con la victoria vestida.

Aquí tenéis casa. Los límites, para los matemáticos. Los hombres preferimos levantar imposibles, ver en la densa negrura y gritar más allá del eco. ¿Para qué te vas a conformar si nada hay más atractivo que el imposible? ¿Para qué si nada suena mejor que el fragor de un desacierto? Victoria es y victoria queda, eso nadie lo pone en duda. Y sino que se lo digan a Rodin y Claudel, los amantes imposibles del París de antaño, el mon amour, el de pinceles bohemios y paletas puras. Los dos se amaron y se odiaron con la misma intensidad, el ni contigo ni sin ti de hoy en día, y ahí, en su jaleo de corazones, es donde se proclamó el genio.

Los obstáculos, para los 100 metros valla, que de saltarlos ya nos encargamos nosotros. Asomados en la ventana os esperamos. Aquí Actualidad pone los medios, vosotros el arte.

 ¡Que nadie te silencie!

 

Valora este artículo