Estados Unidos y Rusia se reúnen en hoy en Viena, para rebajar la tensión en Nagorno-Karabaj, tras los incidentes protagonizados por los ejércitos de Armenia y Azerbaiyán.

La región separatista de Nagorno-Karabaj vuelve a registrar acciones de guerra entre Armenia y Azerbaiyán
La región separatista de Nagorno-Karabaj vuelve a registrar acciones de guerra entre Armenia y Azerbaiyán.

Hoy martes se reúnen en Viena mediadores de Rusia, Estados Unidos y Francia, con el objetivo de rebajar la tensión en la región separatista de Nagorno-Karabaj. A pesar de que la zona llevaba desde 1994 en una relativa calma entre los separatistas armenios y las autoridades de Azerbaiyán, en las últimas semanas se ha vuelto a reavivar un conflicto, que ya arroja una cantidad significativa de bajas entre ambas partes. La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) está auspiciando estos contactos, para intentar que la región no se vea envuelta en una espiral de violencia, cómo la que sacudió la zona en los primeros años de la década de los 90.

La tensión en la región caucásica se ha convertido desde hace semanas en un conflicto armado abierto, en el que las autoridades del país Azari acusan a los separatistas de haber provocado la muerte de, al menos, 16 de sus soldados. Por su parte las autoridades de la región separatista de Nagorno-Karabaj acusan a Azerbaiyán de haber causado 20 muertos y 26 desaparecidos entre sus filas. El alto el fuego unilateral que la nación Azari decreto él domingo no ha logrado un cese general de las hostilidades.

Nagorno-Karabaj prepara una “respuesta contundente”

El ministro de defensa de Azerbaiyan Zakir Hasanov, ha amenazado con proseguir una campaña militar hasta la misma Stepanakerk (capital de Nagorno-Karabaj), en el caso de que las tropas separatistas no cesen de atacar sus bases y posiciones. Por su parte las fuerzas de Nagorno-Karabaj han prometido una “respuesta contundente” si la amenaza llegara a cumplirse.

Además el primer ministro de la vecina república de Armenia, Serge Sarkisian, ha advertido de que “un nuevo conflicto en la zona afectaría a la seguridad y estabilidad, no sólo del sur de Cáucaso, sino de toda Europa”. En ésta república vecina, Las acciones registradas por ambas partes, están provocando el alistamiento patriótico de ciudadanos, que quieren apoyar militarmente las acciones de sus vecinos de Nagorno-Karabaj, con quién comparten las similitudes étnicas, la lengua e incluso la misma moneda.

La región es desde 1994 una zona independiente “De Facto” tras el armisticio firmado en Moscú entre Armenia, Nagorno-Karabaj y Azerbaiyán. Cómo país independiente no ha sido reconocido por ninguna nación integrada en la ONU, a excepción del estado norteamericano de California, y  tal vez de Uruguay, que mandó una delegación para estudiar un futuro apoyo a la independencia de esta prematura república caucásica. Tras la caída del régimen soviético en 1991, esta región  perteneciente a Azerbaiyán, pero de mayoría armenia y cristiana, comenzó un conflicto armado ayudada por Armenia y Rusia, con la intención de lograr la independencia. Azerbaiyán, rica en recursos naturales cómo gas y en petróleo,  es  una nación de mayoría musulmana que fue apoyada  durante el conflicto por Turquía. Las hostilidades  se saldaron  con 50.000 muertes, un millón de desplazados y una zona en conflicto cuyo destino no está reconocido por nadie.

Valora este artículo