4.67/5 (12)

Todos estos personajes alegaban la insostenible situación de su país para cometer y legitimar los actos que posteriormente hicieran que acabaran tras las rejas de un calabozo o una celda.

¿De verdad pensamos qué hay que ser poco estrictos con los políticos presos?
¿De verdad pensamos qué hay que ser poco estrictos con los políticos presos?

Viendo un documental hace unos días sobre la biografía de algunos dictadores, en este caso hablaban de Adolf Hitler, Sadam Husein y Fidel Castro, me saltó una chispa acerca del dato que aportaban sobre sus estancias en prisión y sus tempranas salidas de la cárcel por indultos, por la poca importancia que las autoridades de sus países dieron a sus acciones y, por ende, a sus condenas o, en otros casos, por fugas o falta de pruebas.

Recapacitando un poco, se encendieron ante mí una serie de conexiones y, a falta de confirmar los datos (aunque me daba que sí que fueron cómo los recordaba), me rondó una idea, quizás delirante, quizás no, pero que podría demostrar un patrón común del futuro dictador y que, qué queréis que os diga, la analogía con circunstancias actuales no me deja de parecer aterradora.

Sobre políticos presos

¿Pensamos qué hay que ser poco estrictos con los políticos presos?
Adolf Hitler

Es famoso el encarcelamiento de Hitler tras el intento del golpe de estado de 1923. En este tiempo privado de libertad aprovechó para escribir su libro “Mein Kampf” (Mi Lucha). De los cinco años a los que fue condenado, sólo pasó tras las rejas nueve meses, al ser puesto en libertad por buena conducta a finales de 1924.

Castro fue arrestado en julio de 1953 y juzgado unos meses después por los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, en Santiago de Cuba y Bayamo, respectivamente. Fidel Castro, licenciado en Derecho Civil, decidió asumir su propia defensa y pronunció en su alegato la célebre frase final: “La historia me absolverá”. Fue condenado a 15 años, pero en 1955 fue puesto en libertad por una amnistía concedida a todos los rebeldes por Fulgencio Batista.

Fidel Castro
Fidel Castro

Husein fue apresado junto a su tío acusados de, nada menos, que el asesinato de un militante comunista de Tikrit, mediante un disparo en la cabeza en octubre de 1958. Fueron puestos en libertad por falta de pruebas. El 7 de octubre de 1959 Sadam participó en un atentado contra el General Abdul Karim Qasim, durante el cual murieron dos ocupantes del vehículo en el que viajaba el General, pero en cual él salió ileso. Según la versión más aceptada, el propio Sadam Husein, queriendo apuntarse el mérito de la muerte de Qasim, se adelantó a disparar cuando el coche aún estaba muy lejos, lo que provocó que no se consumara el magnicidio y que, además, fueran repelidos en cierto modo. Sadam logró huir herido y, tras una peripecia de varios meses, se refugió en el vecino Egipto.

Hablando de otros dictadores, Benito Mussolini que fue arrestado varias veces por hechos de corte revolucionario y, cuando más y cuando menos, fue beneficiado con exiguas condenas, si no indultado por intercesiones políticas. A principios del siglo XX fue detenido en Suiza y en el entonces Imperio Austrohúngaro y expulsado de ambos países.

Se benefició, ojo al dato, de la amnistía que se dio con motivo del nacimiento del heredero del Rey de Italia, Víctor Manuel III, a quienes habían huido del servicio militar obligatorio. Aun así, volvió a dar con sus huesos en la cárcel en octubre de 1911 tras participar en una manifestación, contraria a la guerra iniciada por Italia contra el Imperio Otomano, que acabó en actos violentos contra la policía.

¿Pensamos qué hay que ser poco estrictos con los políticos presos?
Benito Mussolini

Todo aquello Mussolini lo hizo bajo la ideología del socialismo y antes de participar como soldado en la I Guerra Mundial y de dar un estrepitoso giro después hacia el fascismo. Digamos que pasó de ser un comprometido activista socialista al líder de la revolución fascista. Y todo en unos pocos años.

Vladímir Ilich Uliánov, más conocido como Lenin, cuando estaba realizando sus estudios universitarios fue arrestado y exiliado tres años a Siberia. Después huyó a varios países de Europa, donde permaneció algunos lustros y fue erigiéndose en un destacado teórico de la izquierda revolucionaria. El resto de la historia, ya la sabemos, su regreso a Rusia en 1917, tras el discreto impacto que tuvo su campaña para una revolución de todo el proletariado en una Europa en guerra, y se hizo con el poder en su país tras la Revolución de Octubre de ese año.

Lenin, Vladimir Ilich
Lenin, Vladimir Ilich

Un sucesor de Lenín en el poder y quien es considerado como uno de los dictadores más sangrientos de la historia, este es Iósif Stalin, tuvo un largo historial de detenciones y deportaciones. De hecho, 6 de las 7 veces que fue enviado a Siberia, logró escapar, pero la última vez no fue así y acabó en el exilio. Su importante papel en la revolución y posterior Guerra Civil entre el Ejército Rojo y el Ejército Blanco, le colocó en una posición aventajada para hacerse con el poder años después.

Si pensamos en España, podríamos decir que Francisco Franco no estuvo en la cárcel antes de llegar al poder. Cierto, pero quien era en principio la cabeza de los sublevados y predestinado a ser el líder futuro era el General José Sanjurjo quien, como todos sabemos, fue encarcelado y condenado a muerte por la famosa “Sanjurjada” de agosto 1932. Logró la conmutación de la pena y fue excarcelado durante el segundo bienio republicano, exiliándose a Portugal. Su muerte en el accidente durante el despegue de la avioneta el 20 de julio de 1936, cuando iba a trasladarse a la zona sublevada y tomar el mando, hizo que el peso recayera en el General Emilio Mola.

¿Pensamos qué hay que ser poco estrictos con los políticos presos?
General José Sanjurjo

Franco, finalmente, también se vio favorecido en su ascenso a líder indiscutible por la muerte de Mola en otro accidente aéreo el 3 de junio de 1937.

Como bono extra, algo mucho más reciente, podemos nombrar la encarcelación de Hugo Chávez por el golpe de estado que protagonizó el 4 de febrero de 1992. Apenas estuvo un poco más de 2 años en prisión, ya que el 27 de marzo de 1994 fue liberado tras el indulto concedido por el Presidente Rafael Caldera. De todos es conocida la posterior trayectoria del Comandante Chávez, quien se mantuvo como polémico Presidente de Venezuela desde 1999 hasta su muerte en 2013.

Hugo Rafael Chávez Frías

En resumen, todos estos personajes alegaban la insostenible situación de su país para cometer y legitimar los actos que posteriormente hicieran que acabaran tras las rejas de un calabozo o una celda.

Todos se presentaban como parte importante de la solución desde sus respectivas ideologías y todos salieron prematuramente de sus cautiverios, en no pocas ocasiones por la tibieza de las autoridades políticas, que no judiciales.

Si alguien puede afirmar que la situación de sus respectivos países, después de sus más o menos traumáticas llegadas al poder fue la panacea (tal y como prometían), es que tiene seriamente distorsionada la visión de la realidad.

Creo que la historia se reproduce una y otra vez y ahora tenemos en España, en nuestro país, una serie de políticos presos y no hacemos más que debatir y opinar acerca del proceso judicial que se lleva a cabo en contra ellos. Ya se habla de indultos, beneficios y otras cosas, cuando ni siquiera se ha iniciado el juicio en su contra.

Disculparme, pero la analogía es bastante evidente. Estos políticos se presentan como la solución plena a los problemas de Cataluña y, para ello, no han dudado en infringir la ley y ahora se presentan como víctimas y oprimidos ¿No hicieron lo mismo estos personajes que hemos nombrado anteriormente?

Dicen que a buen entendedor, pocas palabras bastan. Pues ahí quedan estas…

Valora este artículo

6 Comentarios