5/5 (6)
  • Fueron los primeros Soldados Reales que juraron bandera y fidelidad a la Corona Real Española.

  • Convivieron dos años en su primer destino militar formativo, en Palma de Mallorca, renunciando a su vida familiar.

  • La celebración no pudo contar con la presencia de todos, pero llegaron a reunirse casi un centenar.

La primera promoción de la Guardia Real se reúne 36 años después de su creación.

90 de los 151 miembros de la primera promoción de Monteros de Espinosa (primera Compañía de la Guardia Real con formación específica para esta unidad) se reunieron por primera vez 36 años después de que iniciaran su andadura al servicio de los Reyes de España, la mayoría de ellos tras casi 35 años de haberse despedido. Su vivencia se desarrolló entre los años 1979 y 1981 y fue una experiencia piloto, que se extendió después durante alrededor de dos décadas.

La cita tuvo lugar el sábado, día 21 de febrero, en las instalaciones de la Base Aérea de Torrejón de Ardoz. Durante la comida de celebración de este reencuentro, hubo recuerdos sobre los dos años en los que los 151 soldados convivieron para realizar su primera misión sirviendo a la Corona, tras renunciar a su vida familiar. Fueron 180 los llamados, pero 151 los que dos meses después fueron seleccionados para jurar la Bandera y fidelidad a la Monarquía Española, en El Pardo.

 

El espíritu del Montero en la Guardia Real

“Muchos hemos viajado desde lejos”, contaban, “para acudir a la llamada del Espíritu del Montero, y nos hemos juntado con las mismas ganas de abrazarnos que, entre lágrimas, nos despedimos hace tantos años”. Fue, según sus palabras, “un emotivo encuentro donde los haya, aunque también hemos tenido un pequeño regusto amargo por no haber podido tener con nosotros a todos los compañeros debido a diferentes avatares de la vida”.


Placa de los Monteros de Espinosa.

En el acto se guardó un minuto de silencio por los ausentes y se hizo una mención a todos los desaparecidos de este antiguo grupo. Seguidamente, se degustó una suculenta comida, ofrecida por uno de sus miembros, y se agradeció la labor de los que se encargaron de convocar la reunión, con unas placas conmemorativas. El objetivo al despedirse, repetirlo de nuevo en un futuro próximo y poder contar en ese momento con los pocos que no asistieron en esta ocasión.

El cuerpo Monteros de Espinosa se creó en 1006 como cuerpo de la Guardia Real española, con la misión de custodiar las noches de los Reyes de Castilla, cerrar el palacio y guardar las llaves, y escoltar a los miembros de la familia real adonde fueran. Tras el exilio del rey Alfonso XIII y la proclamación de la Segunda República Española en 1931, se disolvió este Cuerpo de Guardia y no volvería a ser restablecido hasta después de la instauración borbónica en 1975 con el rey Juan Carlos I.

Con la restauración del cuerpo, los primeros soldados voluntarios profesionales opositaron para entrar en el servicio de seguridad y protocolo de los Reyes de España, Juan Carlos I y Sofía, en octubre de 1979.

Valora este artículo