5/5 (2)

La inversión en criptomonedas es una inversión segura; muy lejos de ser una herramienta especulativa

Razones por las que confiar en la inversión en criptomonedas
Existen razones de peso por las que confiar en la inversión en criptomonedas.

Quienes no son muy duchos en las inversiones, ven en el Bitcoin y sus semejantes una temerosa burbuja que va a acabar con los ahorros de medio planeta, pero quienes manejan el asunto y particulares que, como es el caso de Fernando Vega H., se sumergen y se preocupan por entender en qué consisten, saben que no es más que el miedo a lo desconocido lo que mueve tanta desconfianza.

A continuación, basándonos en hechos contrastados, detallamos las razones que desmitifican tanto temor a esa burbuja y que señalan la inversión en criptomonedas como una inversión segura, lejos de ser una herramienta especulativa.

 

Férreo funcionamiento

Se le critica a cada una de las criptomonedas que su creación y tráfico no está sujeto a regulación pero, ¿existe algo más regular y exacto que las matemáticas?

La naturaleza de las criptodivisas se basa en ingeniería y cálculos encriptados que impiden que cualquiera pueda modificar su minado y su circulación, así como la limitación de la producción de muchas de ellas reduce el carácter especulativo.

 

Seguridad a prueba de hackers

Precisamente por su sistema de encriptación y por dotar de anonimato cada una de las transacciones sin que tengan que registrarse, hace que cada operación pueda ser detectable, pero no visible.

Ello procura a las criptomonedas de un entorno legal pero anónimo, siendo seguro a la par que se escapa de las dudas que entornos como el de la Deep web o TOR crean en el usuario.

 

Progresiva regularización

No hay unanimidad en calificar a las criptomonedas como un valor inseguro o como una práctica especulatoria. Esto permite un entorno en el que se mantiene como valor atractivo aún por explotar mientras que, de forma cada vez más aceptada, se van planteando medidas que le acerquen a la regulación como un valor natural.

Un ejemplo de ello es que el Bitcoin, la criptomoneda emblema de este movimiento, haya comenzado a cotizar en el mercado de futuros de Chicago CBOE.

 

Progresiva aceptación

No solo tenemos que poner las miras en la cotización en el mercado de Chicago, sino también en otras pistas que nos afianzan el camino hacia la estabilidad que las criptomonedas lentamente han emprendido.

Entidades prestigiosas como la London School of Economics (LSE) ultima los preparativos de lo que será un curso online sobre inversión en criptomonedas. Hablamos de una escuela que es alma mater de 36 líderes mundiales y 18 galardonados con el Premio Nobel, por lo que su estudio sobre las criptomonedas se debería ver como un apoyo eficaz y valioso para su inclusión definitiva en el panorama financiero mundial.

Valora este artículo