4.33/5 (6)

Las numerosas desapariciones en España en los últimos tiempos ponen en alerta a las autoridades por su posible relación directa con el mundo de las sectas.

¿Están las sectas detrás de tantas desapariciones en España?
¿Están las sectas detrás de tantas desapariciones en España?

Aparentemente, la mayoría de los casos de desapariciones en España no parecen tener un motivo de explicación. Hombres y mujeres desaparecen de sus domicilios sin dar explicaciones y en muchos de los casos, pasados años, no se tiene respuesta alguna.

Es precisamente este contexto el que pone en el foco la posible relación entre estas misteriosas desapariciones sin explicación con la adhesión a una secta.

En España no existe un registro oficial de sectas aunque desde la Asociación Iberoamericana para la Investigación del Abuso Psicológico (AIIAP) se habla de, al menos, 200 sectas localizadas en la Costa del Sol, Málaga, Madrid, Barcelona, Valencia y las Islas Canarias y más de medio millón de personas víctimas de estas organizaciones.

Es precisamente el “lavado de cara” de las sectas —no parecer lo que en realidad son— , lo que dificulta su identificación y, por otro lado, facilita su acercamiento a jóvenes o personas en situaciones difíciles.

Cada semana, tenemos constancia a través de los medios de comunicación de algún caso de desaparición en el país. En la mayoría de los mismos, sin causas que justifiquen tal extremo. Por ello, desde SOS Desaparecidos, cobra peso la intermediación de una secta, sobre todo, en los casos de los más jóvenes. Pese a los indicios, la demostración de esta relación directa se antoja complicada.

Las redes sociales son una herramienta muy útil para las sectas, ya que en ellas, los usuarios suelen publican sus estados de ánimo. Por lo general, estados emocionales bajos lo que les convierte en un objetivo ideal, más si su edad está entre los 16 y los 25, etapa vital en la que solemos ser más impresionables y manejables.

Para este segmento de población, la secta se presenta como un grupo juvenil que desarrolla actividades inofensivas, grupos de charla, apoyo o compañía. Su comunicación, en un principio, no es directa sino vía mail o redes sociales hasta ganarse la confianza del sujeto y, una vez asegurada, comienzan las quedadas en persona hasta el momento de la invitación a huir del domicilio familiar, facilitando a la persona todo tipo de consejos y prácticas para que la desaparición sea un éxito.

La falta de un registro oficial de estas organizaciones hace que la marcha obligada o el rapto por una secta no pueda ser juzgado en España pese a tener pruebas que justifiquen la relación entre ambos extremos.

Aunque las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y los investigadores hacen un trabajo extraordinario, son más de 4.000 las personas desaparecidas en España según el último dato publicado esta misma semana y, además, muchos de los casos han sido resueltos gracias a la colaboración ciudadana, tal y como ha reconocido recientemente el periodista Paco Lobatón que sigue ligado a la búsqueda de desaparecidos de la mano de la Fundación ‘Quién Sabe Dónde Global Europea por las Personas Desaparecidas’ (QSD Global). ¿Pueden ser entonces las sectas una de las causas? ¿Cómo es posible que una persona desaparezca sin dejar ni el más mínimo rastro?

Valora este artículo

1 Comentario