5/5 (2)

Las plataformas elevadoras no son maquinarias que se pueden adquirir a un bajo coste, es más, todo lo contrario, precisan una gran inversión que siempre tira para atrás a los compradores

El alquiler de plataformas elevadoras es una opción totalmente recomendable
El alquiler de plataformas elevadoras es una opción totalmente recomendable.

Existe una amplia variedad de plataformas elevadoras, que como maquinarias móviles que ayudan al personal con sus herramientas a estar a la altura más apropiada y cómoda para desarrollar su trabajo, no podemos prescindir de ellas en el caso de querer abordar una obra, trabajar en almacenes y en otras circunstancias de este tipo.

No son maquinarias que se pueden adquirir a un bajo coste, es más, todo lo contrario, precisan una gran inversión que siempre tira para atrás a los compradores porque se asume el riesgo que pasado el tiempo la máquina quede anticuada o nunca llegue a rentabilizarse. Las dos circunstancias son evidentemente piedras en el camino de cualquier empresa que quiera progresar y ser plenamente capaz de dar el mejor servicio profesional en cada momento.

En ese sentido, el alquiler de plataformas elevadoras es una opción totalmente recomendable: podemos contar con la maquinaria más avanzada del mercado a un precio económico sin tener que afrontar automáticamente toda una retahíla de inconvenientes.

Según el trabajo que tengamos que abordar, deberemos elegir una plataforma elevadora u otra. A continuación, os detallamos los tipos que nos ofrece el mercado y las características y funcionalidades de cada una de ellas.

 

Según su sistema de elevación

1.- Plataformas telescópicas. Estas plataformas tienen un sistema de elevación mediante brazos accionados hidráulicamente por un émbolo.

2.- Plataformas tipo tijeras. En este caso, la elevación se basa en un conjunto mecánico a través de unos cilindros hidráulicos. Estas maquinarias solo suben verticalmente, aunque de forma opcional se puede incorporar algún elemento que posibilite el desplazamiento horizontal para sortear algún obstáculo que no supere los 1,5 metros.

3.- Plataformas articuladas. El nombre de estas máquinas es bien gráfico: están compuestas por dos brazos articulados. Opcionalmente, tienen un brazo articulado próximo a la cesta de trabajo denominado ‘jib’ que favorece evitar algún obstáculo.

 

Según su sistema de traslación

1.- Plataformas autopropulsadas. Permiten el desplazamiento con brazos elevados y la manipulación por parte del usuario desde la propia cesta. Debemos tener en cuenta que las plataformas motrices no posibilitan los desplazamientos si los brazos están elevados.

2.- Plataformas sobre camión. Nos referimos a las plataformas elevadoras que forman parte de un camión. También es conveniente elegir acertadamente el camión: según el trabajo que debamos desarrollar unos serán más apropiados que otros.

3.- Plataformas remolcables. Estas plataformas son remolcadas por camiones, en lugar de formar parte de ellos. En comparación con otras maquinarias, su manejo es más lento porque precisa estabilizadores para anclarlas bien.

Valora este artículo