5/5 (1)

El Tribunal Supremo estadounidense acepta el veto migratorio impulsado por el presidente Trump de forma parcial y cautelar.

El veto migratorio de Trump echa a andar gracias al Supremo.
El veto migratorio de Trump echa a andar gracias al Supremo.

El veto migratorio impulsado por Donald Trump ha llegado al Tribunal Supremo, y la primera consecuencia es que hasta la resolución del caso, la corte ha levantado parcialmente la suspensión que había sobre la norma. Según esta cautelar, se permitirá el veto de entrada en el país a todos aquellos extranjeros que no tengan un vínculo claro con una persona o entidad de Estados Unidos. Con esta decisión, el presidente logra una victoria parcial sobre una de las normas más polémicas impulsadas por la nueva administración.

El ‘nuevo’ veto ordena la paralización automática durante 90 días de la concesión de visados a ciudadanos de los países de Irán, Libia, Somalia, Siria, Sudán y Yemen. Así, a diferencia de la primera orden de restricción migratoria, el tribunal elimina de la lista a Irak, aunque mantiene la suspensión de 120 días en el programa de refugiados y frena el paso a viajeros de países musulmanes alegando una amenaza para la seguridad nacional.

Esta cautelar del Tribunal Supremo también supone un revés para el partido Demócrata, cuyos estados en los que gobierna habían presentado diversos recursos alegando que permitir la orden de Trump mientras el Supremo resolvía el fondo, supondría una grave lesión de los derechos de miles de ciudadanos.

 

‘La mano de Trump’

Una de las mayores frustraciones del presidente estadounidense, la paralización de su orden ejecutiva, a experimentado un giro brusco en las últimas semanas. Y es que se puede argumentar que la mano del mandatario ha estado presente tanto en cuanto la nominación del juez Neil Gorsuch culminó con éxito, lo que aseguraba una mayoría conservadora en la corte.

De esta forma, el veto se acepta, aunque queda limitado a todo aquel que no pueda demostrar una “relación de buena fe” con un estadounidense o una entidad del país se la abrirá la puerta.

Valora este artículo