Los ministros de Interior de la Unión Europea dan su visto bueno a prolongar los controles internos del espacio Schengen, reforzar las fronteras exteriores ante la crisis de refugiados y suspender la libre circulación por Europa.

Se suspende la libre circulación por Europa
Se suspende la libre circulación por Europa

Los ministros europeos del Interior apoyaron ayer prolongar hasta un máximo de dos años los controles temporales internos en el espacio de libre circulación de Schengen y reforzar las fronteras exteriores cuando existan deficiencias persistentes en un país, pero sin invadir su soberanía nacional. Esto supone la suspensión de la libre circulación por Europa.

El ministro holandés de Inmigración, Klaas Dijkhof, cuyo país ocupa la presidencia de turno del Consejo de la Unión Europea, UE, explicó que varias naciones, como Alemania y Austria, se han visto obligadas a introducir controles temporales para hacer frente al flujo de inmigrantes que llegan de países en guerra.

“Los Estados miembros han invitado a la Comisión a que prepare una base legal y práctica para la continuación de medidas temporales en las fronteras a través del artículo 26 del código Schengen”, anunció Klaas Dijkhof. La aplicación de dicho artículo supondrá poder ampliar de seis meses hasta un máximo de dos años los controles temporales. Hasta ahora habían introducido dichos controles en Austria, Alemania, Suecia, Dinamarca, Noruega y Francia.

Los atentados terroristas en Francia, así como los ataques violentos de migrantes en Alemania y Holanda, han aumentado la presión de varios países europeos por frenar la entrada de migrantes, puesto que temen que muchos terroristas usen el flujo de refugiados para ingresar sin ser descubiertos. Algo de lo que los países tienen que tener cuidado si quieren garantizar la seguridad y la paz en sus territorios nacionales.

Valora este artículo