La ultraderecha consigue el 36% de los votos, mientras que el partido de los verdes logra el 20 % en la primera vuelta de las elecciones presidencialistas en Austria. La segunda vuelta se celebrará en 22 de mayo.

El partido de la Libertad, de ideología de ultraderecha, ha conseguido el 36 % del apoyo del lectorado en Austria
El partido de la Libertad, la ultraderecha, ha conseguido el 36 % del apoyo del lectorado en Austria.

La ultraderecha en Austria, representada por el partido de la Libertad, ha logrado el 36% de los votos en la primera vuelta de las elecciones presidencialistas en Austria. Es la primera vez desde 1945, que un partido de ésta ideología logra un porcentaje tan amplio en la primera vuelta de las elecciones presidenciales. Éste resultado supera incluso el de Jorg Hayder, quien en 1999 logró el 27% de los votos, consiguiendo que la ultraderecha austriaca fuera la segunda fuerza más votada en unas elecciones al gobierno de Austria. El discurso del partido de la Libertad es  marcadamente nacionalista, conservador, euroescéptico, con marcadas referencias al nazismo y un profundo anticomunismo. Frecuentemente sus líderes se han manifestado contrarios a permitir la entrada de inmigrantes en el país.

Los verdes, por el contrario, se han convertido en la segunda fuerza política más votada. Liderados por Alexander Van Der Bellen, los ecologistas han conseguido  el 20% de los votos en la primera vuelta. Con una ideología basada en el ecologismo y en el eco-socialismo, han logrado superar tanto a los socialdemócratas de Rudolf Hundstorfer cómo al  centro-derecha representado por el partido popular Austriaco de Andreas Kohl. Estas dos últimas formaciones habrían obtenido el 11% de los votos cada una, quedando muy lejos de la probabilidad de formar una nueva coalición, cómo la que les permitió gobernar el país desde 2013.

Los resultados de las elecciones suponen un terremoto en la política austriaca. Desde 1945 Austria había sido gobernada bien en solitario bien en coalición tanto por partidos de centro-izquierda cómo por  partidos de centro-derecha. Ahora centroeuropa vuelve a dividirse en una contienda entre dos enemigos antagónicos. La caída del apoyo popular a los dos grandes partidos de centro viene precedida por la crisis de la inmigración y los desacuerdos en política económica. Las clases populares de los barrios obreros de Viena cómo Simmering o Favoriten, atraídos por el discurso populista del partido de la Libertad, han ido abandonando el centro para unirse a la formación de ultraderecha.

Por su parte, Heinz Fischer, de 77 años y actual presidente de la nación, no podría repetir en el cargo cómo indica la Constitución austriaca,  al haber cumplido dos mandatos consecutivos. Al no haber logrado mayoría de los votos ningún partido, se repetirá una segunda vuelta el 22 de mayo, en la que los ciudadanos austriacos volverán a estar llamados a las urnas. La bipolaridad Austriaca volverá a llenar la actualidad de ésta antigua nación, representada por un águila bicéfala y patria de Freud y Jung, ambos padres del psicoanálisis. Austria vuelve de ésta forma  casi 100 años después al diván del psicoanalista.

Valora este artículo